Agustín Codazzi, el geógrafo que promovió el desarrollo científico y económico

Fue el geógrafo más importante de Colombia y Venezuela. Es reconocido a nivel internacional por fomentar el estudio de la geografía interna de estos países para promover su desarrollo económico, científico y militar. Participó en la independencia de Colombia y de Centroamérica.

Por: Alejandro García Hernández

Giovanni Battista Agostino Codazzi Bertolotti nació el 12 de julio de 1793 en Lugo, Italia. Sus Padres fueron Doménico Codazzi y Constanza Bertolotti. Sus primeros estudios los hizo con el profesor Pier Matteo Zappi. A los seis años quedó huérfano de madre.

Codazzi

Foto: Rjcastillo y Manuel María Paz.

A los doce años ingresó en la escuela de Ingeniería y Artillería de Módena, la más antigua e importante del reino de Italia, donde fue un destacado alumno. En 1809 se incorporó como voluntario en los ejércitos napoleónicos en el Real Regimiento de Artillería a Caballo. El coronel Pier Damiano Armandi vio que Codazzi tenía talento para las matemáticas y lo envió a las Academias de Bolonga y de Pavía para que continuara su formación militar.

Su formación militar le proporcionó conocimientos y métodos geográficos. Entre las materias del arte de la fortificación y de ingeniería militar se incluían matemática aplicada, aritmética, geometría, trigonometría, álgebra, física, química, arquitectura civil, exploración, agrimensura y cartografía, según Sánchez (1993).

En 1812 fue llamado a Francia para ir a los campos de batalla. Su primera salida fue a Génova, Sicilia y Marsella. Estuvo en las batallas de Lutzen, Bautzen, Dresde, Leipzig, Culm y Mantua. Finalmente, la guerra se terminó en la batalla de Waterloo, donde pereció el ejército de Napoleón. Por ello, las tropas italianas fueron licenciadas.

Codazzi quiso volverse comerciante. Vendió todo lo que tenía, compró telas en Génova y se embarcó en un buque para iniciar una travesía por el Mediterráneo. Sin embargo, su buque naufragó y se refugió en Ítaca, donde sobrevivió pintando casas y pudo reunir unos ahorros para continuar su viaje. Llegó a Constantinopla y terminó trabajando en una casa de juego cómo encargado de manejar la talla, logrando recolectar una gran suma de dinero. Allí conoció a Constante Ferrari, con quien recorrió Europa.

Empezaron su travesía por el canal del Bósforo en un “sacoleva” y siguió en carreta por Grecia, Moravia, Valaquia, Rusia, Polonia, Prusia, Suecia, Dinamarca y Holanda. Se quiso unir a una expedición para las Indias Orientales que iba a partir en Ámsterdam. Cuando llegaron al puerto el barco de la expedición había zarpado hacía dos días, pero embarcaron en otro barco que iba hacia Baltimore, Norteamérica, de acuerdo con Caballero (1993).

Codazzi, el marino

En Baltimore, Codazzi y Ferrari se alistaron en la expedición del vicealmirante Agustín Gustavo Villeret, contralmirante de la Armada venezolana. Codazzi recibió el grado de Teniente de artillería. Estuvieron a bordo del bergantín “América Libre”. Pero en vez de dirigirse a la isla de Margarita, como estaba previsto, hicieron escala frente a Florida, en la isla Amelia, donde se unieron al corsario francés Aury, quien colaboraba con la emancipación de México y había sido nombrado gobernador de Texas por los insurgentes. Allí, Codazzi y Ferrari permanecieron hasta fines de 1817, cuando Estados Unidos ocupó la isla después de comprar “La Florida” a España.

Caballero (1993) afirma que Aury inició una travesía por el Atlántico hacia el Sur y llegaron a Buenos Aires, donde fue acogido con gran distinción. Al poco tiempo llegó un emisario de Bolívar que solicitaba refuerzos a San Martín. Pero como éste se encontraba en el Perú, Pueyrredón, el director supremo de las Provincias Unidas (Argentina y Chile), decidió enviar a Aury en busca de Bolívar. Cuando llegaron a Margarita, el gobernador Arismendi les sugirió seguir en busca de Brion, que era el almirante de la Armada venezolana.

En 1818 Aury cedió a Brion el bergantín “El Mercurio”, a bordo del cual de encontraba Codazzi. El barco se dirigió a Angostura a donde llegó el 12 de julio de 1818. Allí, Codazzi conoció a Simón Bolívar y a Francisco Antonio Zea, según Soriano (1958).

Una rivalidad entre Aury y Brión hizo imposible que se pusieran de acuerdo sobre la necesaria campaña del Orinoco, donde dominaba una flotilla española, y se separaron. Aury navegó hacia Providencia donde estableció fuertes, convirtiendo la isla en plaza de armas de la revolución. El 8 de agosto de 1818, Codazzi llegó a Providencia tras su travesía con Brión.

Allí levantaron barracas, repararon los barcos, adelantaron la reconstrucción de los fuertes y Codazzi abrió por orden de Aury un canal para separar a Providencia de Santa Catalina. Luego fue hacia las costas de Centroamérica a buscar provisiones para la tropa y finalmente zarparon juntos. Cambiando de bandera para despistar al enemigo, estuvieron en Honduras, en el golfo Dulce de Guatemala y así cumplieron muchos otros hechos de armas, conforme a Caballero (1993).

Cuando Aury se entera del triunfo en la batalla de Boyacá, decide enviar a Codazzi como comisionado para buscarlo y proponer incorporar la armada de Aury a la marina de la República para luchar por la independencia del mar Caribe. En octubre de 1819, Codazzi llegó en buque al Darién para subir por el Atrato, evitando el Magdalena, pues toda la costa atlántica estaba ocupada por españoles. Así, Codazzi comenzó su travesía hacia Santa Fe disfrazado de vendedor ambulante.

En su viaje, Codazzi hace geografía sin saberlo, recolecta datos, hace descripciones y mapas para conocer el terreno. En el Darién sube una colina, ve el océano Atlántico a su izquierda y el Pacífico a su derecha y allí pensó que se debería hacer un canal que comunicara los dos mares. Registró su pasó por la selva del Atrato, por los Andes, el Valle del Cauca, el páramo de Quindío, Ibagué, el Magdalena a la altura de Guataquí, Tocaima, La Mesa, la Sabana y Santafé, de acuerdo con Caballero (1993).

En su viaje conoce a Tomás Cipriano de Mosquera en Cartago, quien le proporcionó una remonta de mulas para su viaje y se entrevista con Santander en Santa Fe. Diplomáticamente, éste le dijo que no podría recibirlos en la flota de la Nueva Granada, por falta de recursos. Pero que si verdaderamente querían ayudar podían ir a los puertos del Caribe para tomárselos, según Caballero (1993).

Codazzi volvió a Providencia con este cometido, y bajo el mando de Aury se dirigió a la costa por Tolú. Donde se encontraron con Brion, Montilla y Padilla, con quienes luchó por la independencia de las costas caribeñas de Colombia, logrando expulsar a los españoles y recuperar puertos y ciudades. Su última actuación fue en la batalla de la noche de San Juan de 1821 para capturar Cartagena. Tras conseguir esta victoria, Aury fue enviado a apoyar la independencia de Centroamérica en las costas de Honduras.

Aury se volvió a su cuartel de Providencia, pero allí murió. No obstante, Codazzi no permitió que la campaña fracase. Para ello, reunió junto a Ferrari las tropas y partieron hacia las costas de Guatemala y Honduras. Codazzi estuvo en la toma de Trujillo y del Castillo de San Felipe. Al terminar la campaña, Codazzi volvió hacia Providencia y el 15 de septiembre de 1821 se proclamó la independencia de Centroamérica.

Magnani (1881) afirma que, en 1823, tras terminar la guerra de independencia, Codazzi y Ferrari volvieron a Italia, con el dinero que consiguieron en América compraron una propiedad y construyeron una casa en la que vivir. Sin embargo, Codazzi decide volver a América en 1826, debido a que su padre había muerto en 1824 y él había perdido todo su dinero, por lo que ya nada lo ligaba a su tierra natal. A su llegada, Santander lo nombró Comandante General de Artillería.

Los trabajos de Codazzi en Venezuela

Los trabajos geográficos de Codazzi en Venezuela le proporcionaron sus primeras experiencias cómo cartógrafo, le permitieron aplicar los conocimientos científicos que había adquirido en su formación militar en Italia y logró convertirse en el geógrafo más importante de Venezuela.

A fines de 1826, Codazzi sale de Bogotá hacia Venezuela con el ejército de Bolívar para enfrentar la insurrección de José Antonio Páez. Bolívar restableció el orden en Venezuela, expidió un decreto de amnistía y olvido a todos los implicados y delegó su suprema autoridad en Venezuela al General Páez.

Codazzi se quedó en la ciudad de Maracaibo, capital del Departamento de Zulia, bajo las órdenes del general Justo Briceño, comandante general de Zulia. En febrero de 1828, se le comisionó a Codazzi a que estudiara el modo de defender Maracaibo de posibles ataques hispanos por la península de la Guajira. Codazzi tomó nota de todas las fortalezas de Maracaibo, estudió los pasos por los ríos y los puntos por donde pudiera penetrar algún cuerpo de tropas españolas. Recorrió y levantó mapas de toda la zona, en los que señalaba los senderos indígenas, los puntos militarmente débiles, los pasos de agua accesibles por tropas y describió minuciosamente las características del relieve. Finalmente, presentó al Gobierno un nuevo proyecto de fortalezas para la defensa de las costas de sorpresivo desembarco de tropas españolas.

En 1829, el general Briceño nombró a Codazzi jefe de la sección corográfica del Ministerio de Guerra y le encargó el trazado de un mapa todo el departamento de Zulia, que mostrara los pasos de movilización militar para tiempos de guerra. Gracias a este trabajo, Codazzi elaboró el primer estudio rigurosamente geográfico de una gran extensión del territorio venezolano con disímiles paisajes y climas.

En 1830, en Venezuela se discutía si se unía a la Nueva Granada dentro de un sistema centralista, si se constituía en un Estado que se uniría a la Nueva Granada dentro de un Estado Federal o si se declaraban cómo un Estado Independiente. Al principio prevaleció la segunda opción. Sin embargo, la Nueva Granada se negó a constituirse en un Estado Federal, por lo que Venezuela decidió declarar su independencia con una división política de once provincias.

Codazzi viajó a Caracas para exponerle al presidente Páez su obra cartográfica sobre Zulia. Páez se impresionó, propuso al Congreso ordenar la confección del mapa de toda la superficie de la República y nombró a Codazzi como jefe del Estado Mayor de sus fuerzas. Este cargo lo ocupó por ocho años, por lo que combinó su trabajo de geógrafo y militar. Cómo militar enfrentó a los alzados militares en los llanos y a los focos de insurrección en las provincias de Maracaibo y Cumaná, conforme a Cardozo (1993).

Durante su permanencia en Venezuela fue nombrado Rector del Departamento de matemáticas en la Escuela Militar y Profesor de Táctica y Artillería, de acuerdo con Soriano (1971).

El Congreso, en su decreto de 14 de octubre de 1830, le encargó a Codazzi el levantamiento de planos, formación de itinerarios y la elaboración de cuadros estadísticos de todas las provincias de Venezuela.

Sánchez (1993) afirma que este trabajo se consideró una empresa de primera importancia para Venezuela para la mejor dirección de las operaciones militares, el conocimiento de los límites de las provincias, para contribuir y fomentar la agricultura, construir y mejorar los caminos, el desagüe de los lagos y pantanos y la limpieza y navegación de los ríos.

El proyecto de Codazzi buscaba fortalecer los vínculos jurídico-administrativos de todas las regiones de Venezuela para crear un Estado Nacional, debido a que todas las provincias habían tenido un proceso histórico diferente e independiente que generó que cada una tuviera un sistema económico, político y cultural autónomo, según Cardozo (1993).

En 1830 realizó los levantamientos cartográficos de la provincia de Coro y la costa venezolana, con sus accidentes hidrográficos y región insular. A partir de 1832 trabajó en las regiones de Caracas, Valencia, Barquisimeto, Harinas y Cumaná, conforme a Cardozo (1993).

En abril de 1834 se casó con Araceli Fernández de la Hoz, en Valencia, Venezuela. El 22 de abril de 1836 se le dio el grado militar de coronel efectivo de Ingenieros, de acuerdo con Soriano (1958).

En 1834 inició la exploración del delta del Orinoco, cuya extensa hoya hidrográfica recorrería en los dos años siguientes. En 1837 hizo la reconstrucción cartográfica de la extensa cuenca selvática del Orinoco, según Cardozo (1993).

En 1838 culminaron sus tareas de exploración y recolección de datos geográficos, geológicos, topográficos, etnográficos, demográficos, históricos, arqueológicos, astronómicos, barométricos, cartográficos, agrónomos, zoólogos y botánicos económicos de Venezuela.

Sánchez (1993) afirma que Codazzi se familiarizó tanto con la naturaleza y los accidentes de las cordilleras de los Andes, que fácilmente adivinaba la dirección y ramificaciones principales de las cordilleras, la forma de sus rampas, la existencia y hasta el caudal de los riachuelos y ríos a que la configuración y extensión de las hoyas debía dar lugar.

En 1839, redacta e imprime un Prospecto de un plano general de Venezuela, en el que anuncia su proyecto de un Atlas de Venezuela. El 16 de marzo de 1840 Páez firma un decreto del Congreso que autoriza la publicación de la obra corográfica de Codazzi.

En julio de 1840, Codazzi se traslada con su esposa a París, donde espera encontrar las mejores condiciones para perfeccionar y editar su obra. En este año edita y publica el “Atlas físico y político de la República de Venezuela” y “Resumen de la geografía de Venezuela”.

Agustín Codazzi tuvo un gran prestigio internacional entre los geógrafos del siglo XIX por su trabajo geográfico sobre Venezuela. Recibió los mayores elogios del círculo de la Academia de Ciencias de París, de la Sociedad Geográfica de Paris, la Sociedad Real de Geografía de Londres, la Sociedad Etnológica Americana y del eminente Alexander Von Humboldt. El Rey Luis Felipe I de Francia le concedió la Cruz de Legión de Honor.

El trabajo geográfico de Codazzi le proporcionó a Venezuela un futuro próspero, debido a que creó grandes oportunidades para su desarrollo económico, información para defender su soberanía nacional y fortaleció el patriotismo de los venezolanos.

Codazzi menospreciaba a los indígenas. Para él, algunas comunidades indígenas habían intentado tener una vida agricultora, pero que el desarrollo de Venezuela sólo era posible cuando el “hombre blanco” inmigrara y colonizara terrenos salvajes con la agricultura y el flujo de transportes terrestres y acuáticos para lograr la mercantilización, conforme a Rojas (2007).

En 1840, el Gobierno de Venezuela le solicitó a Codazzi su opinión sobre los territorios más apropiados para el establecimiento en el país de colonias agrícolas con inmigrantes europeos. El cartógrafo grabador alemán Alejandro Benitz, artista a quien le confío la ejecución gráfica de su obra, le propuso a Codazzi reunir de inmediato en su país natal a familiares y amigos que estuvieran dispuestos a emigrar. Codazzi aceptó, pero decidió que primero debía visitar en Venezuela los lugares que reunieran las mejores condiciones para el futuro asentamiento.

Cardozo (1993) afirma que Codazzi y Benitz regresaron a Caracas e hicieron una exploración por los valles de la cadena costanera central en la que determinaron que establecer la colonia en un anfiteatro que encierra las fuentes del río Tuya a una altura que varía de 1800 a 2000 metros sobre el nivel del mar. A su Juicio podían establecerse allí unas ocho mil personas, y las montañas vecinas ofrecían facilidades a la apertura de caminos de recuas a La Victoria y al mar y una carretera a la capital de la República. Manuel Felipe Tovar, dueño de las tierras seleccionadas, las cedió gratuitamente, y su tío Martín Tovar y Ponte ofreció a Codazzi la fianza necesaria para la empresa.

Posteriormente, Codazzi y Benitz recorrieron Alemania, reunieron a varias familias y las embarcaron hacia Venezuela. El 6 de abril de 1843 llegaron a la Guajira 358 inmigrantes de Alsacia y Baden, especializados en las más diversas tareas, acompañados de Codazzi. Desembarcados en el Puerto Choroní y caminaron hasta la colonia.

Poco a poco levantaron casas al estilo de su país de origen. Codazzi se aseguró de que hubiera suficientes médicos, maestros y sacerdotes. Sin embargo, la colonia tuvo problemas para prosperar porque se perdió la primera cosecha. No obstante, gracias a la constancia de Codazzi la colonia prosperó. Surgieron carpinteros, herreros, zapateros y carniceros y se construyó un aserradero mecánico, molinos de trigo, panadería, botica, cervecería, alfarería, tipógrafos y una imprenta donde se editaba un boletín mensual bilingüe.

En diciembre de 1845 Codazzi abandonó la Colonia Tovar para asumir el Gobierno de la provincia de Barinas. En su Gobierno hizo proyectos de mejoras públicas. Construyó caminos, fomentó la agricultura y la educación. Los barinenses sufrían de un conflicto producto de diferencias políticas, el cual ocasionaba violentos enfrentamientos. Codazzi se esforzó por aplacar los odios y lograr la reconciliación. Finalmente, logró establecer un ambiente pacifico en el que concilió los intereses políticos y comprometió a los líderes políticos a trabajar sólo por el bienestar de la provincia.

Los afanes del gobernante no frenaron su afición al estudio; escribió durante este tiempo sobre agricultura tropical, caminos, historia y geografía. Codazzi regresó a la Colonia Tovar a principios de 1847, ante las inquietantes noticias de que aquel paraíso tropical se veía también afectado y envuelto por el malestar que sacudía a la región norcentral del país. La presencia del fundador devolvió la tranquilidad a la pequeña colonia, a lo que se regresó a Barinas a continuar con su Gobierno, según Cardozo (1993).

En 1847, José Tadeo Monagas fue electo presidente de la Venezuela. Páez y Monagas comenzaron a enfrentarse por diferencias políticas que produjeron enfrentamientos violentos. Las revueltas obligaron a Codazzi y a su familia a desplazarse por ser perseguidos por su cercanía con Páez. Viajaron a Maracaibo y llegaron a la isla holandesa de Aruba, en busca de refugio político. Finalmente, Codazzi viajó a la Nueva Granada por las invitaciones de su presidente Tomás Cipriano de Mosquera, quien lo requería para que hiciera un levantamiento cartográfico similar al venezolano.

La Comisión Corográfica de Colombia

En julio de 1848, Mosquera nombró a Codazzi como profesor de la Escuela Militar Superior de Bogotá y decretó la organización de la Comisión Corográfica bajo la dirección de Agustín Codazzi, la cual inició sus labores durante la administración de José Hilario López. La Comisión se encargó de recolectar datos geográficos, cartográficos, botánicos económicos, etnográficos, sociales, económicos y culturales del país y sus regiones. Se aspiraba que este trabajo iba a traer ventajas materiales al país.

En enero de 1850 se iniciaron los trabajos de la Comisión Corográfica dirigida por Agustín Codazzi. La primera expedición cubrió las provincias de Vélez, Socorro, Tundama, Tunja y Bogotá, en este viaje se registra la “Piedra de Gámeza”, hallazgo arqueológico con jeroglíficos. En 1851, se realizó la segunda expedición por las provincias de Soto, Santander, Ocaña y Pamplona, en esta se clarifica la red hidrográfica del Orinoco y la determinación del sistema hidrográfico entre el río Magdalena y el Lago de Maracaibo.

En 1851, a regresar a Bogotá recibió del ejecutivo dos encargos de vital importancia para impulsar las vías de comunicación del país. El primero fue tomar posesión, a nombre del Gobierno, de un tramo del camino de Occidente que acababan de construir los señores Evaristo y Eustasio de la Torre, entre Bogotá y El Roble. El segundo fue el de dirigirse de inmediato al río Magdalena, a un punto conocido como “Salto de Honda”, para allanar y remover los obstáculos de navegación que allí se presentaban, conforme a Sánchez (2014).

El río Magdalena es navegable desde Neiva hasta su desembocadura en el Caribe. Sin embargo, el Salto de Honda es el mayor escollo para la navegación y solo es navegable por buques de poco calado que difícilmente lo sortean. La navegación con embarcaciones pequeñas es peligrosa porque la corriente es tan rápida que los arroja contra las rocas con gran violencia. De forma que, el Salto de Honda dividió en dos la navegación del Magdalena y provocó el desarrollo de Honda con la construcción de vías terrestres, puertos, desembarcaderos y bodegas para que los pasajeros y la carga pudieran ser transportados por tierra y continuar su navegación por el bajo Magdalena o enviarla directamente hacia Bogotá, según Sánchez (2014).

Codazzi inspeccionó el Salto y los terrenos adyacentes para efectuar una posible nivelación del río. Determinó que el salto de Honda es un raudal producido por las rocas y la fuerte inclinación del río. Concluyó que la navegación en este punto sólo era posible con la construcción de un canal un canal lateral de una milla de largo. Sin embargo, dicho proyecto no se ejecutó porque se consideró que los gastos eran superiores a los beneficios que podía producir. Entonces, Codazzi sugirió la construcción de un ferrocarril, remolcar las embarcaciones por las orillas o modificar el fondo del río para eliminar las corrientes y los remolinos peligrosos. No obstante, nada se hizo, de acuerdo con Sánchez (2014).

Hasta 1881, se puso al servicio la primera milla del ferrocarril de La Dorada. En 1884, se puso en servicio la “Barca de Honda”, gran planchón de hierro soportado por una cuerda de 888 pies de largo y 64 de altura, con estribos de guayacán y que podía llevar en un solo viaje hasta 40 mulas cargadas. Sin embargo, hasta hoy en día no se ejecutado ningún proyecto para hacer navegable el salto de Honda, conforme a Sánchez (2014).

En 1852, es promovido al grado de coronel y realizan la tercera expedición en las provincias de Antioquia, Córdoba y Medellín, resaltando la navegabilidad del río Cauca. En 1853, la cuarta expedición cubrió las provincias de Barbacoas, Túquerres y Pasto.

En 1854, en la quinta expedición se estudiaron las provincias de Panamá, Veraguas, Azuero y Chiriquí. En esta expedición Codazzi estudió los istmos del Darién y Panamá, allí hizo estudios para la construcción de un canal interoceánico, cuya idea tenía desde la primera vez que pisó el Darién. De estos estudios concluyó que el canal debía construirse por el istmo de Panamá.

El Gobierno de Nueva Granada lo envió con la comisión anglo-franco-americana para que diera a conocer las dificultades que se tenía que vencer para construir el canal de Panamá. La comisión decidió ejecutar el plan ideado por Codazzi. Finalmente, la ruta definitiva del Canal de Panamá fue la misma que trazó Codazzi en sus estudios.

Durante el Gobierno de Obando, se expidió la constitución de 1853 apoyada por la clase alta del país, a la cual se opusieron los draconianos, de origen popular, porque no habían participado en su sanción y consideraban que iba en desmedro de sus intereses.

Los draconianos liderados por el general José María Melo, dieron un golpe de Estado el 17 de abril de 1854 por la reivindicación de sus intereses, provocando una guerra civil. Esta guerra se caracterizó por ser un enfrentamiento clasista entre los sectores populares y la clase alta. En esta guerra, los generales Tomás Cipriano de Mosquera, José Hilario López y Pedro Alcántara Herrán organizaron sus ejércitos para colaborar entre sí y para derrocar a Melo.

Magnani (1881) afirma que, en 1854, Tomás Cipriano Mosquera nombró a Codazzi cómo jefe de su Estado Mayor del ejército del Norte. Codazzi participó en la Batalla en Bogotá del 4 de diciembre, en la que se logró derrocar a Melo. Gracias a su actuación fue ascendido a General. Al terminar la guerra, continuó su trabajo científico.

En 1855, la sexta expedición estudió las provincias de Cundinamarca, Cauca, Popayán y Buenaventura. En 1856, la séptima expedición fue hacia la provincia de Casanare, de donde provenía el ejercito que había luchado en el pantano de Vargas y en la batalla de Boyacá.

Barna et al. (1988) afirma que esta expedición no estableció la extensión ni los limites de esta provincia, debido a que era un amplio terreno cuyas características eran idénticas. Por lo que se consideró que no valía la pena recorrer toda la provincia con la única finalidad de establecer sus límites y sin generar otros estudios que contribuyeran al desarrollo económico de la provincia. De forma que se dedicaron a recoger datos en las cabeceras de cada circuito de Casanare.

En 1857, la octava expedición fue hacia la provincia de Neiva, Caquetá y Mariquita, donde se maravillaron con la cultura de San Agustín y estudiaron sus esculturas, de las cuales Codazzi escribió “Ruinas de San Agustín descritas y explicadas” publicado en 1863. Codazzi considera que las esculturas las construyó una civilización avanzada y que la zona era un lugar sagrado que sólo estaba destinado a la celebración de ritos religiosos.

En 1858, durante la presidencia de Mariano Ospina Rodríguez, la Comisión tuvo dificultades económicas por la desfinanciación del Gobierno que le impidieron emprender viaje hacia la costa norte. En este año se presentó todos los mapas corográficos que se habían hecho, mostrando la división del territorio, las vías de comunicación, la agricultura, la botánica económica y las posiciones militares que se deben defender si peligra la independencia del país. De esta forma, se satisfacía los intereses de los políticos, comerciantes, agricultores y militares.

En 1859, el Gobierno dio los fondos para que se realizara la novena expedición para estudiar los recién creados Estados de Bolívar y Magdalena. Desafortunadamente, Codazzi enfermó de fiebre en la Sierra Nevada y murió rápidamente el 7 de febrero de 1959 a la edad de 66 años en Espíritu Santo, población que se conoce hoy en día cómo Codazzi, Cesar.

Codazzi ya estaba terminando su labor de campo y planeaba ir a París para publicar su obra, de la misma forma cómo lo había hecho con su obra de Venezuela. También quería ir a Italia con sus hijos para mostrarles la ciudad en la que había nacido, según Magnani (1881).

La Geografía de la Nueva Granada no fue objeto de tanta publicidad como la de Venezuela. La conclusión de los trabajos de campo y publicación de los mapas de la República le correspondió a sus asistentes y seguidores, de acuerdo con Sánchez (1993).

El trabajo de la Comisión Corográfica proporcionó datos geográficos, cartográficos, etnográficos, sociológicos, botánicos, agrónomos y zootécnicos que buscaban promover el desarrollo económico y militar del país. Adicionalmente, se recolectó datos históricos nacionales y locales para fortalecer los vínculos regionales y nacionales de la población. Por sus proyecciones y frutos se convirtió en una prolongación de la Expedición Botánica y logró sentar las bases científicas de la nación.

Uno de los mayores problemas que encontraba Codazzi para el desarrollo económico del país era las vías de comunicación. Afirmaba que para las regiones era más fácil comercializar sus productos en el extranjero que al interior del país, debido a que era más barato transportarlos por el rio Magdalena hacia el extranjero que transportarlos por los caminos hacia el interior. Para Codazzi, esta dinámica del comercio había provocado que las regiones se relacionaban más con los extranjeros que con sus mismos compatriotas, incluso había regiones que estaban totalmente aisladas de las otras. Por tal razón, para Codazzi era prioritario conectar a las regiones con vías de comunicación para aumentar el comercio interno y fortalecer los vínculos entre las regiones.

Codazzi despreciaba a la cultura, los conocimientos y la capacidad intelectual de los indígenas. Por lo que consideraban que se debían “mezclar con personas europeas” para modificar sus facultades intelectuales y así poderlo “educar” y “civilizar”. De lo contrario, la “raza” indígena pura tendía a “barbarizarse”. Estas conclusiones discriminatorias justificaron el exterminio cultural y físico de las comunidades indígenas.

Codazzi consideraba que los negros hacían mal uso de su libertad por no dedicarse a trabajar en la minería, que esa voluntad sólo la tenían cuando dependían de su amo. Renegaba que desde que se les otorgó la libertad sólo se dedicaban a sembrar, pescar y cazar su propio alimento, vivían casi desnudos y sólo sacaban unas pocas partículas de oro del rio cuando querían comprar ropa o adornos para los días de fiesta. Decía que eran ignorantes, perezosos, sin pretensiones de riqueza ni de dar comodidades a sus hijos, por lo que estaban destinados a vivir cómo los indígenas. Codazzi creía que se debía obligar a los negros a trabajar, para lo cual se requería promover la mercantilización para permitir a algunos negros enriquecerse, fomentar la idea de que trabajando se podía enriquecer, incentivar la envidia para que las personas quisieran ser cómo los negros enriquecidos y por último sancionar la vagancia, conforme con Restrepo (2007).

Agustín Codazzi es el geógrafo, explorador y científico más distinguido de Panamá, Colombia y Venezuela. Tuvo un gran prestigio internacional entre los geógrafos del siglo XIX por su trabajo geográfico sobre Venezuela y por sus estudios de construir un canal interoceánico el istmo de Panamá. Así mismo, se considera como uno de los padres de la geografía moderna por promover el desarrollo científico de la geografía, las exploraciones geográficas sistemáticas al interior de la América Meridional y demostrar la utilidad de la geografía para satisfacer las necesidades prácticas de las sociedades y sus gobiernos.

Bibliografía

Sánchez, Efraín. “Agustín Codazzi y la geografía en el siglo XIX”. Revista Credencial Historia No. 42. Junio de 1993. http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-42/agustin-codazzi-y-la-geografia-en-el-siglo-xix

Caballero, Beatriz. “Agustín Codazzi, militar y aventurero”. Revista Credencial Historia No. 42. Junio de 1993. http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-42/agustin-codazzi-militar-y-aventurero

Cardozo, Germán. “Codazzi en Venezuela: geógrafo y militar, gobernante y fundador”. Revista Credencial Historia No. 42. Junio de 1993. http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-42/codazzi-en-venezuela-geografo-y-militar-gobernante-y-fundador

Magnani, Domingo. “Biografía de Agustín Codazzi”. Imprenta de Gaitán. Bogotá. 1881. http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll10/id/414

Sánchez, Efraín. “Codazzi y el salto de Honda”. Revista Credencial Historia No. 289. enero de 2014. http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-289/codazzi-y-el-salto-de-honda

Forero, Manuel. “El geógrafo Agustín Codazzi y la comisión corográfica”. Boletín Cultural y Bibliográfico Vol. 2, No. 12. 1959. https://publicaciones.banrepcultural.org/index.php/boletin_cultural/article/view/6645/6858

Angulo, Yineth. “San Agustín: más de cien años por celebrar mucho por hacer”. Revista Entornos Volumen 26. Núm. 2. septiembre De 2013

Barqna, Guido, Gómez, Augusto y Domínguez, Camilo. “El proceso de construcción territorial de la Orinoquia colombiana en el siglo XIX” en “Colombia Orinoco”. Universidad Nacional de Colombia. Fondo FEN Colombia. Bogotá. 1988. http://bdigital.unal.edu.co/7352/1/EL_PROCESO_DE_CONSTRUCCI%C3%93N_TERRITORIAL_DE_LA_ORINOQUIA__COLOMBIANA_EN_EL_SIGLO_XIX.pdf

Rojas, José. “Agustín Codazzi y los paisajes de una geografía imaginaria en Venezuela”. Revista Geográfica Venezolana, Vol. 48. Venezuela. 2007. https://www.researchgate.net/publication/28223824_Agustin_codazzi_y_los_paisajes_de_una_geografia_imaginaria_en_Venezuela

Soriano, Andrés. “Errores históricos relacionado con Codazzi”. Academia de Ciencias Geográficas. Boletín de la Sociedad Geográfica de Colombia No. 58, Vol. XVI. 1958 https://www.sogeocol.edu.co/documentos/058_erro_hist_cod.pdf

Soriano, Andrés. “Una tesis sobre Codazzi”. Academia de Ciencias Geográficas. Boletín de la Sociedad Geográfica de Colombia No. 103, Vol. XXVII. 1958 https://www.sogeocol.edu.co/documentos/103_una_tes_sob_cod.pdf

Restrepo, Eduardo. “’Negros indolentes’ en las plumas de corógrafos: Raza y progreso en el occidente de la Nueva Granada de mediados del siglo XIX”. Universidad Central. Nómadas, No. 26. Bogotá, Colombia. 2007. https://www.redalyc.org/pdf/1051/105115241005.pdf

Gómez, Lucella. “Codazzi, Agustín”. Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores. Biografías Biblioteca Virtual del Banco de la República. https://web.archive.org/web/20110421082644/http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/codaagus.htm

Codazzi, Agustín. “Memorias de Agustín Codazzi”. Universidad Central de Venezuela. Caracas. 1970. http://babel.banrepcultural.org/cdm/singleitem/collection/p17054coll10/id/2391

Schumacher, Hermann. “Codazzi, un forjador de la cultura”. Empresa Colombiana de Petróleos ECOPETROL. Bogotá. 1988. http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll10/id/2777

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s