Jorge Eliecer Gaitán Ayala, el despertador del espíritu público

El martes 23 de enero se conmemoró el aniversario 120 del nacimiento de Jorge Eliécer Gaitán. Este líder popular fue de gran importancia en la historia de Colombia por despertar la responsabilidad del pueblo de enfrentar y resolver los problemas de su sociedad. Desafortunadamente, debido a la división en el partido Liberal, Laureano Gómez logró que los conservadores volvieran al poder y se desató la época de ‘La Violencia’.

Por: Alejandro García Hernández

Jorge Eliécer Gaitán Ayala nació en el barrio Las Cruces de Bogotá el 23 de enero de 1898 dentro de una familia de clase media. Su padre, don Eliécer Gaitán Otálora, era un liberal radical que incursionó sin éxito en varios oficios y se dedicó finalmente a la venta de libros usados. Su madre, doña Manuela Ayala de Gaitán, era una de las más distinguidas maestras de Bogotá.

Gaitán

Escultura de Gaitán en la Dorada junto a su fotografía. Foto: XalD y Revista Credencial Historia.

Por la difícil situación económica de la familia tuvieron que mudarse al barrio obrero de Egipto, en donde Gaitán creció jugando en la calle con niños pobres. Su educación la inició con clases de su madre, pasó por la Escuela San Vicente de Paúl y por una escuela de comercio dirigida por los hermanos cristianos.

En 1911 terminó sus estudios de primaria en el Colegio María Gooding de Facatativá. Sin embargo, las circunstancias económicas de la familia le impidieron continuar inmediatamente sus estudios de secundaria.

Afortunadamente, gracias a su ingenio y a las gestiones de su padre, Jorge Eliecer Gaitán consiguió una beca para estudiar su bachillerato en el Colegio Simón Araujo. A este Colegio asistían los hijos de liberales acomodados quienes molestaban a Jorge por la precaria situación económicas de su familia y por sus facciones indígenas. Finalmente, no pudo terminar sus estudios en este colegio por controvertir a un profesor por lo que se graduó de bachiller del Colegio Martín Restrepo Mejía.

Gaitán inició su vida política siendo apenas un estudiante de secundaria. Consiguió ser electo miembro de la dirección de estudiantes liberales, desde allí propuso establecer una organización permanente del partido en el que el pueblo pudiera involucrarse continuamente en la política y no sólo en época de elecciones, según Braun (1998). En 1918 apoyó la candidatura presidencial de Guillermo Valencia, quien era apoyado por liberales y conservadores.

En febrero de 1920, Gaitán ingresó a la Universidad Nacional de Colombia a estudiar Derecho y Ciencias Políticas. De acuerdo a UpdeGraff (2013), durante su paso por la universidad fundó un programa de extensión en que le daba clases nocturnas a trabajadores, fue representante de la universidad ante la sociedad de Artes y Ciencias de Bremen, Alemania y publicó varios artículos sobre política contemporánea.

Durante las elecciones presidenciales de 1922 apoyó la candidatura del general liberal Benjamín Herrera y por sus capacidades políticas fue electo diputado a la asamblea de Cundinamarca para el periodo 1924-1925.

En 1924 obtuvo su título en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Colombia con la tesis “Las ideas socialistas en Colombia”. En su tesis proponía que la propiedad de la tierra estuviera en las manos de quienes la trabajaban, que los trabajadores pudieran supervisar la producción y administrar la industria, que el Estado interviniera en la planeación economía y diera beneficios acorde al capital y al trabajo.

Asimismo, Gaitán creía que partido liberal debía transformar el sistema político de forma gradual para beneficiar a las clases populares, a los sectores medios y a empresarios nacionales, sin cambiar radicalmente la economía y el Estado.

Gaitán siempre se caracterizó por ser un gran orador que tenía la capacidad de convencer con su discurso. Gaitán siempre uso esta habilidad para conseguir lo que quería. De modo que convencía a los jurados de conciencia en sus defensas penales y al pueblo en sus intervenciones políticas.

Poco después de graduarse ejerció la defensa a Antonio Vélez quien había confesado que robó a mano armada cinco mil pesos a Emilio Laserna. Gaitán logró la absolución del acusado tras dar un alegato de doce horas en el que argumentó que Vélez robó el dinero porque Laserna se había negado a pagar una deuda que tenía con el acusado.

Gaitán también defendió ocho procesadas que habían matado a la trabajadora sexual Eva Pinzón de 19 años de edad por creer que estaba embarazada de Alfredo Orjuela, esposo de Delfina Martínez. Las procesadas le propinaron 30 puñaladas, la abrieron para buscar el supuesto bebe y al no encontrarlo le rellenaron el estomaga con piedras. Gaitán logró la absolución de las procesadas alegando que el actuar de las procesadas era culpa de la sociedad que las había brutalizado y les daba pocas oportunidades en la vida.

En 1926 Gaitán abre con su hermano la “Droguería Veneciana” para poder financiar sus estudios en Europa. Finalmente, en Julio de 1926 viaja a Italia para especializarse en Derecho Penal en la Real Universidad de Roma. Logró graduarse como doctor en jurisprudencia con especialización Jurídico Criminal con la Tesis “El criterio positivo de la premeditación”, la cual recibió la máxima calificación Magna cum laude y ganó el premio Enrico Ferri.

El defensor de los más excluidos

Gaitán regresó a Colombia en diciembre de 1928. Para el momento acababa de ocurrir la masacre de las bananeras que dejó un saldo 107 muertos de los trabajadores de la de la United Fruit Company. Gaitán viajó a la zona bananera e inició un ataque periodista contra el gobierno de Abadía por la represión violenta. De esta forma, Gaitán se dio a conocer como defensor de los sectores más excluidos de la sociedad y como uno de los líderes liberales con mayor visibilidad nacional.

Por tal razón, fue seleccionado por el partido liberal para encabezar la lista los representaste a la cámara. En marzo de 1929 fue elegido y el 8 de junio encabezó en el congreso las protestas contra la hegemonía conservadora, la corrupción administrativa de la capital, propuso una legislación laboral con mayor protección de los trabajadores y realizó varios debates en el Congreso sobre masacre de las bananeras, en los que logró que liberaran obreros presos y se indemnizaron a los familiares de los asesinados.

En 1930 fue electo presidente el liberal Enrique Olaya Herrera, lo que dio por terminado la hegemonía conservadora instaurada en el poder desde 1882 que dejó avances en infraestructura, gracias a la indemnización dada por Estados Unidos por la pérdida del canal de Panamá, pero con un profundo atraso social y pobreza.

Olaya Herrera recibió un país con la mayor crisis económica del siglo XX. Sanclemente (2006) afirma que el territorio nacional tenía un déficit fiscal del 60 % de presupuesto nacional, promovido en parte por la crisis del 29, situación que dejó las arcas del Estado sin recursos para cubrir el salario de funcionarios, las necesidades básicas de la población y la deuda externa.

Adicionalmente, el país estaba sucumbido en un estado de ingobernabilidad por la oposición violenta del Conservador Laureano Gómez. Esto obligó a Olaya Herrera buscar el apoyo de los Estados Unidos y los conservadores opositores a Laureano para lograr capacidad operativa, ejecutar sus programas y acceder a préstamos que requería el país y de este modo sacar al país de la crisis económica producida por la hegemonía conservadora y la crisis de 1929.

Gaitán fue elegido presidente de la cámara de representantes, presidente de la Dirección Nacional Liberal, segundo designado a la presidencia, rector de la Universidad Libre, miembro del concejo de Bogotá y fue enviado a varios países de América para explicar la posición de Colombia frente a la disputa con Perú sobre el amazonas.

Gaitán propuso una reforma constitucional que replanteará el concepto de pueblo en términos más humanos, que diera mayores garantías al derecho de huelga, que establecía la obligación de los empleadores de garantizar a sus trabajadores atención médica y recreativa, y que aprobara la expropiación sin indemnización a todos los terrenos no cultivadas para ser repartidas a los campesinos.

El gobierno de Olaya denegó la reforma constitucional propuesta por Gaitán debido a que si la aprobaba perdía el apoyo que necesitaba de los conservadores disidentes de Laureano Gómez. No obstante, Gaitán logró que se aprobaran leyes sobre la jornada laboral de 8 horas, seguros contra enfermedades y accidentes, y protección a las mujeres y niños que se incorporaban a la fuerza laboral.

Por otra parte, para fortalecer las relaciones comerciales y financieras con Estados Unidos permitió la explotación del petróleo por parte de empresas norteamericanas y fue condescendiente con la empresa United Fruit Company por la masacre de las bananeras.

Gaitán decidió terminar relaciones con el partido liberal porque consideró que estas reformas eran insuficientes, que el gobierno de Olaya compartía el mismo proyecto oligarca que los conservadores por tener miembros de este partido dentro de su gabinete presidencial y por el acercamiento con Estados Unidos que fomentaba el capitalismo con miseria.

Gaitán no quiso unirse al partido comunista porque no estaba de acuerdo con el cambio revolucionario que proponían en la economía capitalista y en el Estado, según Archila (2016). Por esta razón, en 1933 Gaitán y Carlos Arango Vélez fundaron la Unión Nacional Izquierdista Revolucionaria (UNIR) y el periódico ‘unirismo’.

Desde allí, Gaitán propuso un sistema político que le diera mayor importancia al trabajo y con una economía intervenida por el estado que beneficiaría a los consumidores, a las empresas nacionales y estableciera límites a la propiedad privada. Por otra parte, criticaba la economía especulativa, la explotación del hombre y la supremacía masculina. Sin embargó, la UNIR comenzó a sufrir ataques violentos y fracasó electoralmente, Gaitán perdió su curul en el congreso y se vio obligado a regresar al partido liberal.

En 1935 Gaitán fue el defensor de Jorge Zawadzky, un reconocido periodista que había asesinado al médico Arturo Mejía Marulanda por haber tenido una relación amorosa con su esposa 23 meses atrás que causó un gran escándalo público en el que Zawadzky fue víctima de burlas, denigraciones e insultos por parte de los periódicos. Gaitán alegó que el procesado había actuado por honor en un estado de ira o intenso dolor y para sostenerlo llamó cómo peritos a Miguel Jiménez López y Edmundo Rico quienes construyeron diagnósticos carentes de contenido científico para defender Zawadzky. Finalmente, el juez declaró inocente a Zawadzky del asesinato de Arturo Mejía Marulanda, gracias al discurso convincente de Gaitán y a la presión política que lo defendía, de acuerdo a Ríos (2015).

Galindo (2008) afirma que Gaitán fue profesor de la Universidad Libre y de la Universidad Nacional. También fue miembro de la comisión redactora del código penal adoptado en 1936.

El 27 de mayo de 1936 Gaitán se casó con Amparo Jaramillo en Medellín. Amparo era de una familia modesta pero que gozaba de prestigio social en Medellín. La pareja tuvo una única hija, Gloria Gaitán.

La Alcaldía de Gaitán

El 8 de junio de 1936 Gaitán se posesiona como alcalde la ciudad de Bogotá por nombramiento del Gobernador de Cundinamarca Parminio Cárdenas Galvis, durante el gobierno de Alfonso López Pumarejo.

En el cargo de alcalde, Gaitán quiso llevar sus ideas a la práctica. Para él era prioritario establecer la educación y el mejoramiento social para lograr una sociedad moderna porque pensaba que el ser humano era resultado de su contexto social.

De igual modo, pensaba que un país moderno requería de mecanismos democráticos de participación política y una población alimentada, higiénica, bien formada física y mentalmente, y capaz de enfrentar y resolver los problemas de su sociedad a través de acciones colectivas.

En materia de educación creó escuelas, comedores escolares, institutos profesionales que dictaban cursos para jóvenes entre catorce y veinte años de edad, dio cuadernos para reemplazar los pizarrones, amplió el servicio de buses escolares, bibliotecas móviles y una biblioteca pública, inauguró la primera feria del libro en Bogotá el 10 de octubre de 1936, incentivó la entrada gratuita a conciertos, películas y conferencias, estableció la semana de los niños, el día de los deportes, los viernes culturales y usó las competencias en varios de sus proyectos culturales.

Con estas acciones, Gaitán pretendía formar una ciudadanía bogotana que se involucrara en la gestión administrativa en sus palabra diría que “los colombianos deben dejar de ser espectadores, transformarse en actores y trabajar por el bien de la comunidad, más que por sus propios intereses”. Gracias a esto, Gaitán fue llamado el descubridor del espíritu público.

Gaitán se preocupó por organizar el personal de la alcaldía. Estableció horarios de trabajo y sanciones por llegar tarde. Durante su corta administración despidió cincuenta y cinco empleados por considerarlos incompetentes. También se aseguró que en los edificios públicos se instalarán extintores y que todos los objetos funcionaran correctamente, según UpdeGraff (2013).

Durante su administración también creó barrios nuevos, inició proyectos de vivienda, amplió el servicio de luz, alcantarillado y transporte público, pavimentó vías, reglamentó la distribución de alimentos, estableció precios fijos, organizó una agencia de empleos para reducir el clientelismo, estableció sanciones a los comerciantes que engañaban a los consumidores y quiso establecer tarifas justas en el servicio de taxi.

Para Gaitán era prioritario el embellecimiento de las calles, la higiene y la presentación personal para el mejoramiento social. Para tal fin, obligó a los propietarios de bienes inmuebles a reparar y pintar sus fachadas, de acuerdo a los colores escogidos por la Alcaldía, a cerrar sus lotes abiertos y a reparar las carreteras públicas, construir andenes y iluminar la vía pública enfrente de su propiedad.

Adicionalmente, se preocupó por la recolección de la basura de la calle para ello instaló quince mil contenedores de basura, acortó los tiempos de la recolección y reparó hornos construidos para la eliminación de basura. También ordenó sembrar árboles en las calles y obligó a las empresas con chimeneas a instalar filtros para disminuir el hollín en el aire.

Gaitán buscó descongestionar la ciudad para ello ordenó que los mendigos y los niños abandonados fueran sacados de las calles y fueran llevados a asilos para su cuidado, prohibió holgazanear en las calles, tumbó un momento de Antonio Ricaurte dado por Laureano Gómez, aumento el número de agentes de tránsito y le dio a los ciegos bastones blancos, de acuerdo a UpdeGraff (2013).

Para mejorar la higiene personal de las personas puso quioscos sanitarios en donde los ciudadanos podían hacer sus necesidades y comprar elementos de higiene y de consumo, prohibió el uso de ruanas y alpargatas en la ciudad, impuso el uso de zapatos y el baño cotidiano e intentó uniformar a lustrabotas y choferes.

Los opositores de Gaitán consideraron estas medidas como fascistas, lo calificaron como dictador y finalmente los choferes de buses, taxis y ferrocarriles se levantaron en huelga por no querer usar uniformes ni que se regulará sus tarifas. Ante la huelga, Gaitán decidió no ceder a sus políticas y calificó a la huelga cómo ilegal porque estas sólo podían existir dentro de una relación patronal.

Por lo anterior, Gaitán fue destituido de su cargo el 13 de febrero de 1937, tras 8 meses de haberse posesionado, y se suspendieron los decretos que establecían el uso obligatorio del uniforme y la regulación de las tarifas.

Tras su paso por la alcaldía, Gaitán volvió a ocupar su curul en el Congreso. En 1938 fue designado como miembro de la Academia Nacional de Jurisprudencia y representó a Colombia en un congreso mundial de derecho. En 1939 defendió a los acusados por la masacre de Gacheta y fue elegido magistrado de la Corte Suprema de Justicia, pero no desempeñó en el cargo.

En 1940 fue nombrado Ministro de Educación del gobierno de Eduardo Santos. Bajo este cargo pretendió introducir una reforma integral de la educación, proyecto que fue rechazado por el Congreso, impulsó los comedores estudiantiles para que los estudiantes bien alimentados se concentraran en su educación, implementó el zapato escolar gratuito, adelantó campañas de difusión y democratización de la educación y la cultura con conciertos y exposiciones en el Salón Nacional de Artistas.

Según Marín, en 1942 fue elegido Senador en representación del Departamento de Nariño y en Septiembre fue elegido presidente del senado.

Durante el gobierno de Darío Echandía fue Ministro de Trabajo desde octubre de 1943 a junio de 1944. Como ministro hizo un recorrido para inspeccionar las condiciones laborales en las plantaciones a lo largo del rio Magdalena, las petrolearas de Barrancabermeja y las fábricas textiles de Medellín. Con los datos recogidos elaboró una reforma laboral que no fue aprobada en el congreso.

La caída de la Hegemonía Liberal

Galindo (2008) afirma que desde 1937 Gaitán fue parte la disidencia liberal. En 1937 organizó el Comité Nacional que proclamó la candidatura presidencial de Darío Echandía, en oposición a la candidatura oficial de Eduardo Santos. En 1940 lideró el comando antirreleccionista que proclamó la candidatura de Carlos Arango Vélez, en oposición a la reelección de López Pumarejo. Finalmente, en 1945 lanzó su propia candidatura en contra al candidato Gabriel Turbay.

Gaitán fundó su propio periódico en mayo de 1944. Según Braun (1997), lo denominó ‘Jornada’ porque así se llaman las horas de un día de labores. Con su periódico, Gaitán pretendía difundir su pensamiento al pueblo para movilizarlo y compenetrarlo con la nación, con el uso de un lenguaje directo y equilibrado entre la razón y la pasión.

Durante la Hegemonía Liberal, Laureano Gómez se había caracterizado por ser un opositor violento que deseaba ser presidente y restaurar la hegemonía conservadora. Durante la segunda presidencia de López Pumarejo el país vivió un ambiente de ingobernabilidad debido a que no pudo fomentar la industria por la segunda guerra mundial y por la oposición de Laureano Gómez y Jorge Eliecer Gaitán.

Jorge Eliecer Gaitán quería ser presidente y en 1944 decidió lanzar su campaña para ser el candidato presidencial del partido liberal. Sin embargo, el 23 de julio de 1945 el partido liberal escogió a Gabriel Turbay como su candidato presidencial.

En este momento Laureano Gómez se dio cuenta que el conservatismo podía volver al poder si dividía al partido liberal. De modo que se aprovechó del entusiasmo de Gaitán y lo convenció con que lanzara su candidatura presidencial, comprometiéndose a que él no sería el candidato presidencial del partido conservador y ofreciéndole el apoyo de la prensa conservadora.

De esta forma, Gaitán movilizó una gran multitud para organizar la ‘Semana de Pasión’ que era una convención popular para proclamarlo candidato presidencial. Desde el 16 de septiembre hasta el 23 de septiembre de 1945 Gaitán estuvo recorriendo barrios populares, hizo marchas que paralizaron el tránsito, visitó las tumbas de Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera, y en la Plaza de Toros de Bogotá se proclamó como candidato popular a la presidencia.

A partir de este momento, Laureano Gómez cumplió con lo que había prometido, difundió propaganda política en la que daba una imagen favorable a Gaitán y atacaba a Turbay por su origen árabe, diciendo que era representante de la oligarquía liberal y que era comunista y propuso a Mariano Ospina Pérez cómo candidato presidencial del partido conservador, faltando tres semanas para las elecciones.

Gaitán y Turbay se dieron cuenta de la maniobra de Laureano Gómez e intentaron iniciar un dialogo para escoger un único candidato. De este modo, acordaron que Turbay sería el candidato presidencial y que Gaitán sería el presidente del partido y el primer designado. Sin embargo, las negociaciones entre los candidatos no se concretaron porque los gaitanistas se sentían engañados y los dirigentes del partido se sentían desautorizados, de acuerdo a Braun (1998).

Archila (1999) afirma que Gaitán propuso en su campaña presidencial un programa de orden corporativo que buscaba industrializar al país sin amenazar el capitalismo. Su programa planteaba una reforma agraria moderada que fortaleciera la economía campesina, la nacionalización de algunas industrias como la petrolera y el transporte, mantener la banca, una política tributaria que grabará las tierras y la renta, más no las ganancias industriales y los salarios, la participación de los trabajadores en las utilidades de algunas industrias y la representación del gobierno en las juntas directivas de todas las empresas privadas.

No obstante, el verdadero éxito de Gaitán en la política radica en la eficacia con la que sus discursos convencían, apasionaban, controlaban y movilizaban a los sectores más excluidos que se sentían abandonados y desencantados por las promesas frustradas del gobierno liberal. De forma que Gaitán adquirió la imagen de un líder protector que abogaba por ellos y que podía realizar las transformaciones deseadas.

El 5 de mayo de 1946 Mariano Ospina Pérez ganó la elección presidencial con una votación de 565.939, mientras que Gabriel Turbay obtuvo 441.199 votos y Jorge Eliecer Gaitán 358.957, consiguiendo entre ambos más votos que los que consiguió el partido conservador. Los resultados de la votación provocó que los militantes liberales desataran un caos pidiendo que no se les entregara el poder a los conservadores porque la votación entre ambos candidatos superaba a la de Ospina.

No obstante, el gobierno liberal de Alberto Lleras Camargo aceptó los resultados de las urnas y de forma pacífica entregó el gobierno al conservador Ospina Pérez, pese a que ello significaba el fin de la hegemonía liberal. A su vez, el nuevo presidente Ospina Pérez prometió hacer un gobierno de unión nacional que constase con miembros del partido liberal e impedir la violenta reconquista conservadora al poder.

Gaitán presentó a consideración del Congreso un proyecto de ley conocido como el “Plan Gaitán”. El proyecto contemplaba una reforma económica que ampliaba el crédito a pequeños productores y aumentaba la influencia del gobierno en el manejo del Banco de la República. Sin embargo, la oposición del Congreso frustró las propuestas del plan.

En 1947, el partido liberal organizó en la Plaza de Toros de Santamaría la semana de la ‘reconquista del poder’ que fue una Convención Popular en la que Gaitán hizo los mismos actos que en la ‘semana de pasión’ de 1945 y estableció el programa electoral y la plataforma ideológica orientadora del partido. Así mismo, logró quedarse con la mayoría de las candidaturas al Congreso Nacional, asambleas y concejos.

Finalmente, en las elecciones legislativas de 1947 los conservadores consiguieron 653.987 votos, los gaitanistas 448.848 y los liberales tradicionales 352.959. Debido a que los gaitanistas consiguieron la mayoría de votos de los liberales, se nombró a Gaitán jefe único del Partido.

La persecución a los liberales

Contrario a las primeras buenas intenciones, el nuevo gobierno comenzó a excluir a los liberales de la administración pública, disminuyó el gasto público y redujo salarios. Así mismo, el presidente no podía controlar a los conservadores que empezaron a perseguir y a asesinar liberales. Por estas razones, se generaron protestas y enfrentamiento que dio inicio a una nueva era de violencia en Colombia.

El ambiente político se intensifico en el país porque los conservadores conformaron la policía chulavita que se encargó de perseguir violentamente a los liberales y la gran mayoría de la población vivía en situación de miseria que empeoraba con la implementación de un capitalismo fuerte en el país, según Alape (1993).

El inicio de una nueva era de violencia política en el país incitó a Gaitán a realizar el 7 de febrero de 1948 la marcha del silencio para protestar contra violencia y pedir al presidente Mariano Ospina Pérez que detuviera la persecución de las autoridades y la muerte colectiva.

Pese a que las marchas fueron pacíficas en todo el país, en Manizales y en Pereira fueron disueltas violentamente, dejando un saldo trece muertos en Manizales y siete muertos en Pereira. Por estos hechos Gaitán fue a Manizales y pronunció la “Oración por los Humildes” como homenaje a los asesinados. El 18 de marzo, ante la violencia incontrolada del régimen, Gaitán puso fin a la colaboración de los liberales con el gobierno de Ospina Pérez.

Antes de su muerte, Gaitán ejerció la defensa del teniente Jesús María Cortés Poveda, quien había asesinado con dos disparos al periodista Eudoro Galarza Ossa en su oficina por publicar una nota en la que se denunciaba el maltrato que el teniente daba a su tropa. Gaitán usó su capacidad de discurso para lograr la absolución del procesado alegando que había obrado en legítima defensa del honor del Ejército. Eudoro Galarza fue el primer periodista en ejercicio asesinado en el siglo XX en el país y el teniente Cortés nunca mostró arrepentimiento por lo sucedido y por lo contrario afirmó que lo volvería hacer.

La muerte

El 9 de abril de 1848 Gaitán se encontraba en su oficina con sus amigos celebrando la absolución del teniente Cortés y luego salieron a almorzar por invitación de Plinio Mendoza. Al salir del edificio, Mendoza tomó del brazo a Gaitán para hablar con él, al mismo tiempo Gaitán vio que Juan Roa Sierra se acercaba con un arma, a lo que intentó de volver al edificio pero inmediatamente Roa disparó tres veces a Gaitán y una vez a Plinio Mendoza.

La muerte de Gaitán provocó una insurrección popular y una cruenta ola de violencia en todo el país. Treinta minutos después, Juan Roa Sierra fue asesinado a golpes por una muchedumbre que lo arrastraba por la Séptima hacía el Palacio.

Una masa desconsolada y enfurecida se levantó en armas y sin plan ni orden intentaron derrocar el gobierno de Mariano Ospina Pérez y atacar todas las instituciones conservadoras. En la tarde el centro de la ciudad de Bogotá se encontraba incendiado y un gran número de personas habían muerto enfrentando a las autoridades.

En medio del caos, los urbanizadores provocaron un incendio en las zonas que consideraban que era necesario reurbanizar. Por ejemplo, provocaron un incendio en fila india para ampliar la carrera séptima sin tener que comprar edificaciones y evitando la valorización de los terrenos, de acuerdo a Gaitán (1997).

De la muerte de Gaitán sólo se sabe que su autor material fue Juan Roa Sierra. Desafortunadamente, nunca se descubrió quienes fueron los autores intelectuales del magnicidio, ni mucho menos las razones que los impulsó.

Castellanos (2016) afirma que el atentado fue dirigido por Pablo Emilio Potes, un detective del bajo mundo y organizador de los pájaros del valle, un grupo armado organizado al margen de la ley.

Su muerte se rodeó de mitos. Los conservadores le echaron la culpa al comunismo internacional que no podía manipular al caudillo y quería desatar una gran violencia durante la IX Conferencia Panamericana reunida en Bogotá para demostrar el fracaso del sistema capitalista. Al principio dijeron que fueron unos agentes rusos quienes contactaron a Roa para que mataran a Gaitán y luego se aseguraron de matar a Roa para que no hubiera evidencia.

Después de que Fidel Castro se diera a conocer con la revolución cubana, los conservadores lo culparon de ser un agente comunista que planeó la muerte de Gaitán. Para la época, Castro era un joven de 22 años que se encontraba en Bogotá como líder del Congreso de estudiantes que se oponía a la creación de la OEA, denunciaba el imperialismo y reclamaba la devolución del canal de Panamá y las islas Malvinas. Tras la muerte de Gaitán, Castro participó en la insurrección popular del 9 de abril.

Por su parte, los opositores del gobierno argumentaban que fue asesinado por la oligarquía conservadora que querían mantenerse en el poder y eran conscientes que Gaitán iba a ganar las próximas elecciones presidenciales. En concordancia con esta versión, antes de la muerte de Gaitán, el senador conservador José Antonio Montalvo exclamó que su partido se iba a establecer en el poder así fuera a sangre y fuego.

De igual modo, el candidato liberal Darío Echandía se retiró de las elecciones presidenciales por haber sufrido un atentado que mató a su hermano. Así mismo, los conservadores persiguieron y mataron a los liberales y comunistas con la excusa de mantener el orden público. De esta forma, el conservador radical Laureano Gómez fue electo presidente en 1951 por ser el único candidato en las elecciones.

Después de la muerte de Gaitán la violencia en el país se intensificó dando lugar al periodo de ‘la violencia’ entre 1949 y 1953. Se organizaron las guerrillas de los Llanos y numerosos grupos de resistencia en el Tolima, Caldas, Valle, Cundinamarca, Boyacá, los Santanderes y otras regiones del país. Algunos afirman que su muerte desató una guerra que aún hoy no ha cesado.

Bibliografía

Alape, Arturo. “Jorge Eliecer Gaitán”. Credencial Historia. No 37. Bogotá, Colombia. Enero de 1993. http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-37/jorge-eliecer-gaitan

Castellanos, Jorge. “El verdadero asesino de Gaitán”. Revista Corrientes. 4 de Julio de 2016. http://revistacorrientes.com/el-verdadero-asesino-de-gaitan/

Pernett, Nicolás. “La alcaldía de Jorge Eliécer Gaitán”. El Magazín. El Espectador. 13 de diciembre de 2013. http://blogs.elespectador.com/cultura/el-magazin/la-alcaldia-de-jorge-eliecer-gaitan

Archila, Mauricio “Jorge Eliecer Gaitán”. Credencial Historia. No 109. Bogotá, Colombia. Enero de 1999. http://108.168.234.58/blaa_dev/blaavirtual/revistas/credencial/enero1999/109jorgeeliecer.htm

Gaitán, Gloria. “El 9 de abril visto por los vencidos: testimonio de la hija del caudillo popular”. Credencial Historia. No 96. Bogotá, Colombia. Diciembre de 1997. http://108.168.234.58/blaa_dev/blaavirtual/revistas/credencial/diciembre1997/9601.htm

Braun, Herbert. “Jorge Eliécer Gaitán y la modernidad: En política, señaló la falta de equilibrio entre lo privado y lo público”. Credencial Historia. No 96. Bogotá, Colombia. Diciembre de 1997. http://108.168.234.58/blaa_dev/blaavirtual/revistas/credencial/diciembre1997/9603.htm

Marín, Iván “Gaitán Ayala, Jorge Eliécer”. Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías. Blaa Virtual. https://documentslide.org/gaitan-ayala-jorge-eliecer-banrepcultural

Ríos, Andrés. “Un crimen cometido en estado de ira e intenso dolor. Degeneracionismo y psiquiatría en la defensa de Jorge Eliecer Gaitán a Jorge Zawadzky, Colombia, 1935”. Trashumante. Revista Americana de Historia Social 5. 2015.

Acevedo, Darío (1998) La muerte simbólica de Gaitán. Documento de trabajo. Sin Definir. (No publicado) http://www.bdigital.unal.edu.co/1705/

UpdeGraff, Ruth. “Gaitán “El Alcalde del Pueblo””. Imprenta Distrital D.D.D.I. Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Bogotá, Colombia. 2013. http://portel.bogota.gov.co/archivo/libreria/pdf/TesisGaitanprotegido.pdf

Santos, Enrique. “El día que mataron a Gaitán”. Revista Credencial Historia. Septiembre de 2016. http://www.revistacredencial.com/credencial/historia/temas/el-dia-que-mataron-gaitan

Braun, Herbert. “Mataron a Gaitán”. Grupo Editorial Norma. Segunda edición. Bogotá, Colombia. 1998.

Galindo, Julio. “Jorge Eliecer Gaitán” en “Benjamín Herrera, Jorge Eliecer Gaitán. Grandes Caudillo liberales. Gestores de la Universidad Libre”. Universidad Libre. Panamericana Formas e Impresos S.A. Segunda edición. Bogotá, Colombia. 2008

Sanclemente, Carlos. “Semblanza de Enrique Olaya Herrera”. Boletín de Historia y Antigüedades (Bogotá). Vol. 93, no. 834 (Jul. /Sep. 2006). p. 587-596.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s