Alfonso López Michelsen, el expresidente defensor de los derechos humanos

Se cumplen 105 años del nacimiento del expresidente Alfonso López Michelsen. A lo largo de su vida se dedicó a trabajar por el bienestar de la población, de forma pacífica y con respeto a las instituciones. Evitó que el país sufriera la crisis financiera de la década de los 80, promovió la economía campesina y sostuvo buenas relaciones internacionales.

Por: Alejandro García Hernández

Alfonso López nació el 30 de junio de 1913 en Bogotá. Sus padres fueron el expresidente Alfonso López Pumarejo y María Michelsen. Cursó la primaria en el Gimnasio Moderno de Bogotá, estudió en el colegio Saint Michel de Bruselas, en el Liceo Francés de Londres y se graduó de bachiller del Liceo Louis-le-Grand.

Michelsen

Monumento a Alfonso López Michelsen en Valledupar. Foto: Petruss

López estudió derecho en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y se graduó con la tesis “La posesión inscrita”. Se especializó en el Código Bello en la Universidad de Santiago de Chile, en Derecho Público y Constitucional en la Universidad de Georgetown en Washington y en 1938 recibió el título de doctor en Jurisprudencia de su alma mater, con la tesis “La posesión en el Código de Bello”.

El 23 de septiembre de 1938 contrajo matrimonio con Cecilia Caballero Blanco, con quien tuvo tres hijos. Ese mismo día fue elegido concejal del municipio de Engativá, junto con Álvaro Gómez Hurtado y Julio César Turbay Ayala.

Durante el segundo mandato de su padre sufrió de persecución política, por ser el hijo del presidente, por parte de los opositores del gobierno que querían debilitar el liberalismo, lo cual lo alejó de la vida política colombiana y desde 1938 hasta 1952 se dedicó a dictar la cátedra de Derecho Constitucional en las Universidades Nacional, Libre y en el Colegio del Rosario.

Entre 1939 y 1952 también ejerció la profesión de abogado en la asesoría y el litigio.

Adicionalmente, desde 1948 hizo varias demandas en contra del Estado por abusos del poder ejecutivo como la expedición de los decretos de Estado de Sitio. En 1949 fue designado como correspondiente en la Academia de Jurisprudencia, según Ardila (2012).

En 1952 la dirección liberal la integraban Carlos Lleras, López Pumarejo y Eduardo Santos. Este último no la ejercía porque se encontraba en Europa. Lleras y Pumarejo suscribieron un comunicado en el que apoyaban a las guerrillas liberales. Días después hubo una matanza de policías en una celda de la guerrilla. Durante las exequias el presidente Roberto Urdaneta pronunció un discurso incendiario que provocó que una turba violenta de policías y conservadores incendiaran las instalaciones de los periódicos El Tiempo y El Espectador, la sede de la Dirección Nacional Liberal y las residencias de Alfonso López Pumarejo y Carlos Lleras Restrepo.

Luego del acontecimiento Urdaneta pronunció un discurso en el que culpó a Lleras y a López por los hechos ocurridos e intensificó la censura a la prensa.

Por estas circunstancias, la familia López Michelsen tuvo que exiliarse en México, donde vivieron siete años. Durante esta época Alfonso López Michelsen escribió “Introducción al estudio de la Constitución de Colombia” (1942), “La estirpe calvinista de nuestras instituciones” (1946) y su novela “Los elegidos” que criticaba el poder que ejerce una clase privilegiada en el gobierno de un país y las consecuencias de este dominio.

Tras la caída de Rojas Pinilla se encargó el mando del poder ejecutivo a una Junta Militar que decidió convocar una Comisión Paritaria de Reajuste Institucional, conformada por expresidentes e importantes figuras públicas, para hacer el tránsito a la normalidad y que estableció el Frente Nacional.

López Michelsen regresó a Colombia para participar en dicha comisión, en la que buscó sin éxito que se introdujera en el pacto el recurso de amparo para la protección de los derechos fundamentales, el primer antecedente de la actual acción de tutela.

López estuvo de acuerdo con la paridad entre los partidos políticos en todas las corporaciones públicas y en el ejecutivo pero no estaba conforme con la política de alternación del poder entre los partidos porque no garantizaba la oposición.

López Michelsen durante el Frente Nacional

La instauración del Frente Nacional despertó la oposición de varios pensadores que sostenían que era un régimen antidemocrático porque la alternación del poder bipartidista limitaba la participación del pueblo, promovía el establecimiento de un partido único, no permitía la oposición y sólo beneficiaba a los dirigentes de los partidos.

López Michelsen se convirtió en el líder de esta oposición y planteó sus críticas al Frente Nacional en la carta “Ensayo Crítico Sobre el Frente Nacional” que fue publicada en el seminario “La Calle”. Su posición fue compartida y aceptada por varios opositores del Frente Nacional. Adicionalmente, López Michelsen era una figura pública importante y respetada por haber sido profesor de varias universidades, por sus escritos y por ser hijo del expresidente Alfonso López Pumarejo, de acuerdo a Durán (2016).

En 1960 López Michelsen regresó a Colombia y fundó el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL) con el propósito de oponerse a la alternación del poder bipartidista, retomar los principios del Partido Liberal moderno y atraer a los liberales que se oponían a los dirigentes del partido, entre ellos la clase media, los intelectuales, los obreros y los campesinos. En las elecciones de ese año el MRL obtuvo 354.560 votos para la Cámara de Representantes, asambleas y concejos. Ardila (2012) afirma que López Michelsen fue miembro del Congreso entre 1960 y 1970 y siempre encabezó la lista del MRL. En su paso por el legislativo se destacan sus intervenciones en contra de la reforma agraria de Carlos Lleras Restrepo por considerar que desconocía que la realidad agraria del país tenía una condición feudal.

En 1962 López Michelsen se presentó como candidato a la Presidencia de la República, pero resultó elegido el conservador Guillermo León Valencia, cómo la política de alternación del poder lo establecía. Este tipo de actitudes generó una aguda división en el liberalismo.

El MRL comenzó a dividirse en las líneas blanda y dura. La línea dura simpatizaba con el partido comunista y la revolución cubana, planteaba que el movimiento debía ser siempre opositor al Frente Nacional y defendía a las insurrecciones violentas cómo un medio legítimo para tomarse el poder. Por el contrario, la línea blanda buscaba por medios pacíficos y constitucionales la recuperación de los principios liberales, garantizar la verdadera oposición bipartidista y transformar la sociedad.

En las elecciones de 1964 el MRL se presentó dividido. La línea blanda fue encabezada por López y obtuvo 381.847 votos, y la línea dura, dirigida por Álvaro Uribe Rueda, obtuvo 21.219 votos, según Tocancipá.

López Michelsen y la línea blanda se unieron a la campaña presidencial de Carlos Lleras Restrepo en las elecciones de 1966 argumentando que sus programas incorporaban las metas del MRL. Mientras que la línea dura se unió al partido comunista y se presentó a las elecciones presidenciales como “MRL del Pueblo” y obtuvo 55.984 votos.

Carlos Lleras Restrepo fue electo presidente de Colombia y promovió la reforma constitucional de 1968, que incorporaba gran parte de las reformas políticas propuestas por el MRL y permitió la incorporación de la línea blanda del movimiento al partido liberal.

La reforma le dio mayor poder al ejecutivo, fortaleció la planeación, agilizó la administración pública, creó la modalidad de la declaratoria de emergencia por situación económica, facilitó la incorporación de Colombia a las dinámicas internacionales, prolongó por cuatro años el período de los representantes al Congreso, aprobó la paridad política hasta el 7 de agosto de 1978, estableció el objetivo de mejoramiento armónico de las clases sociales en especial la proletaria, reconoció el derecho de libertad de empresa y la dirección del Estado en la economía.

López Michelsen consiguió que el gobierno de Lleras Restrepo creara el nuevo departamento del Cesar y fue nombrado como su primer gobernador, entre 1967 y 1968. En su gobernación trabajó junto a Consuelo Araujo para crear el Festival de  la Leyenda Vallenata. Posteriormente, fue nombrado ministro de Relaciones Exteriores, entre 1968 y 1970, desde donde le correspondió la creación del Grupo Regional Andino y sugirió la creación del “Comité Especial de la Carta de Naciones Unidas y el fortalecimiento de la organización”.

Presidente de la República de Colombia

Para la elecciones presidenciales del período 1974-1978, López Michelsen consiguió ser candidato a la Presidencia de la República por el Partido Liberal al ganar la disputa a Carlos Lleras Restrepo, quien buscaba la reelección.

Posteriormente se enfrentó al candidato conservador Álvaro Gómez Hurtado y fue electo presidente de la República por 2.929.719 votos, rompiendo con la política de alternación de poderes que el Frente Nacional había sostenido.

López Michelsen presentó su nuevo gobierno como el “Mandato Claro” para cerrar la brecha entre la población campesina y urbana, trabajar por mejorar la situación del 50% más pobre de la población y promover el cambio.

Su gobierno planteó un cambio en la estrategia de desarrollo, decretó la emergencia económica para corregir el déficit fiscal y realizó una reforma tributaria y fiscal para detener la inflación. Estableció el impuesto de ganancia ocasional, aumentó los recaudos, eliminó subsidios y privilegios que beneficiaban a intereses poderosos, redujo el Certificado de Abono Tributario (CAT), redujo la intervención estatal en las tasas de interés, controló el gasto público, triplicó el ahorro nacional, la inversión pública aumentó en un 61%, se incrementaron las exportaciones, aceleró la liberación de importaciones, abandonó la política de sustitución de importaciones, redujo la deuda externa y la bonanza cafetera lo obligó a iniciar un plan para manejar el exceso de divisas ocasionadas y establecer controles cambiarios y antiinflacionarios.

Al final de su gobierno el país tenía un superávit fiscal de 5.000 millones de pesos, produjo un crecimiento del producto interno bruto de 8.5% y evitó que se desbordara la inflación y la crisis financiera de la década del 80 que sufrieron varios países de Latinoamérica.

López estableció que la exploración de hidrocarburos estaba a cargo de Ecopetrol, buscó reservas de petróleo por la pérdida de la autosuficiencia petrolera, impulsó el consumo de gas natural, cambió los contratos de concesión por asociación con Ecopetrol para la exploración petrolera, eliminó el dólar petróleo, liberó los precios del fuel oil, definió el precio internacional para contabilizar las regalías y construyó gasoductos, oleoductos y refinerías. De esta forma, Colombia logró exportar carbón y petróleo, de acuerdo a Benavidez (2017).

López buscó fomentar la agricultura campesina y disminuir la brecha con la ciudad para retener a esta población en el campo y ejecutar el Desarrollo Rural Integral y el Plan Nacional de Alimentos y Nutrición. Tocancipá afirma que la administración de López aumentó en un 200% el salario mínimo en el campo y en la ciudad, logró un aumento del 16% en la producción agrícola, otorgó 986 títulos y se firmaron 4.700 contratos de asignación de tierras y el crédito agropecuario ascendió a 21 mil millones de pesos. Creó el Instituto Colombiano de Hidrología, Meteorología y Adecuación de Tierras (HIMAT), y el Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (INCORA) recibió los distritos de riego.

El presidente López otorgó personería jurídica a 1.100 sindicatos, estructuró un plan de generación de energía que consiguió aumentar en un 40% la capacidad de energía eléctrica, realizó planes de vivienda, educación y de salud, abrió 30 nuevos hospitales, creó un millón de cupos para los cuatro niveles educativos, hizo construcciones escolares, vías de comunicación y mejoró los puertos marítimos, según Tocancipá.

En septiembre de 1977 el presidente López Michelsen afrontó un duro paro nacional del movimiento sindical, promovido por los conservadores Bertha Hernández de Ospina, Misael Pastrana y de todas las centrales obreras, para establecer una prima equivalente a la inflación.

López permitió el paro pero este se tornó violento por enfrentamientos con las guerrillas, lo que obligó al gobierno a hacer uso del toque de queda y a acudir a la legislación del estado de sitio. Varios manifestantes murieron y otros fueron  encarcelados. Los medios de comunicación no informaron de nada de lo ocurrido porque eran controlados por grandes grupos económicos y sólo unos pocos medios independientes informaron lo sucedido a costa de la detención de sus reporteros. López Michelsen también tuvo que enfrentar el paro médico del Seguro Social, que se prolongó durante 50 días.

La senadora Bertha de Ospina promovió un escándalo contra López Michelsen por una supuesta compra irregular de la hacienda “La libertad”, en los Llanos, por parte de su hijo Juan Manuel y que se había valorizado por la construcción de una carretera. No obstante, se comprobó que la carretera no pasaba por la hacienda de Juan Manuel, ni la valorizaba. Por el contrario se demostró que la senadora era la que había solicitado que se construyera esa carretera y que se prolongara hasta una finca de ella.

López Michelsen abrió la carrera militar para la mujer, reconoció la igualdad jurídica de las mujeres en el matrimonio, aprobó el divorcio para el matrimonio civil y derogó cien artículos del código civil que discriminaban a la mujer.

También comenzó a impulsar y divulgar el derecho internacional humanitario para que fuera aprobado como parte del ordenamiento constitucional para garantizar la integridad y libertad de la población civil afectada por el conflicto armado de Colombia, y rechazó el proyecto de Estatuto de Seguridad Nacional, que fue aprobado en el gobierno de Turbay Ayala, porque lo consideró como la negación de todas las libertades de la Constitución.

De acuerdo a Ardila (2012) acabó el Convenio de Misiones con la Santa Sede que declaraba a los indígenas como bárbaros y otorgaba a la Iglesia la curatela y tutela de la mitad de la geografía del país. Expidió el Código de los Recursos Naturales para la protección del ambiente, estableció la igualdad de derechos entre los hijos y la mayoría de edad ciudadana a los 18 años.

El gobierno del presidente López tuvo un papel destacado en las relaciones internacionales. Gaviria (2012) afirma que dentro de la ONU hizo interesantes propuestas cómo establecer el derecho inherente de los Estado a ser miembros de la organización, crear una fuerza permanente de paz auxiliar del Consejo de Seguridad que garantizara el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, crear un consejo de derechos humanos y de tutela, criticó el derecho al veto de las superpotencias por imponerse sobre las naciones débiles, participó en la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del mar de 1982 y anticipadamente expidió la ley 10 de 1978 que traía varios aspectos que hicieron parte de esa convención.

Recibió a los presidentes José López Portillo de México y Michael Mandley de Jamaica, a Henry Kissinger secretario de Estado de los Estados Unidos y al rey Juan Carlos de España. Restableció las relaciones entre Colombia y Cuba. Firmó tratados de delimitación de áreas marinas y submarinas con Ecuador, Jamaica, Panamá, Costa Rica, República Dominicana y Haití, y negoció el de Honduras que fue suscrito en el gobierno de Belisario Betancur.

El 24 de marzo de 1975 se suscribió el Acta de Contadora gracias a la labor continuada de los presidentes Alfonso López Michelsen de Colombia, Daniel Oduber de Costa Rica, Carlos Andrés Pérez de Venezuela y Omar Torrijos de Panamá. En el Acta se apoya los derechos inalienables de Panamá, su compromiso de celebrar un acuerdo con Colombia y Costa Rica para otorgarles beneficios de tránsito por el Canal a sus correos, bienes y mercancías y para permitirles en todo tiempo el tráfico de tropas, naves y materiales de guerra. Por su parte, Colombia renuncia a todo derecho que sea de exclusiva jurisdicción soberana de Panamá, según Tirado (2005).

En 1977 participó en una conferencia hemisférica de mandatarios con motivo de la firma del nuevo Tratado del Canal de Panamá. De acuerdo a Tirado (2005) los derechos de Colombia otorgados por Panamá quedaron formalizados en el Tratado Uribe Vargas-Ozores, o de Montería, suscrito en esta ciudad el 23 de agosto de 1979, durante el gobierno del presidente Turbay, incluyendo los derechos de tránsito por el ferrocarril, “siempre que esté interrumpido el tráfico por el canal”, los que no se habían mencionado expresamente en el Acta de Contadora.

El respetado expresidente

En 1982 fue candidato presidencial de la República por el liberalismo oficial, pero Belisario Betancur ganó la contienda electoral por su alta popularidad como prestigiado intelectual, por su discurso de establecer una ‘Paz Nacional’ y por la división del liberalismo entre los candidatos Alfonso López Michelsen y Luis Carlos Galán que obtuvieron entre ambos una votación mayor a la de Betancur.

Después de las elecciones Alfonso asumió la dirección del liberalismo. En 1984 colaboró con el gobierno de Belisario Betancur para reunirse con Pablo Escobar y Jorge Luis Ochoa en Panamá para negociar el sometimiento a la justicia por parte de un grupo de narcotraficantes. Los capos aceptaron entregar rutas, pistas, información de los contactos en Estados Unidos, reintegrar capitales y someterse a la justicia a cambio de que no los extraditaran. Sin embargo, la noticia se filtró a los medios de comunicación y la iniciativa falló.

Tocancipá afirma que como líder del liberalismo emprendió una campaña para convencer al exministro Virgilio Barco de postularse a la presidencia en 1986. Fue crítico de los gobiernos de César Gaviria, Ernesto Samper y Andrés Pastrana y manifestó una férrea oposición a la reelección de Álvaro Uribe.

López Michelsen rechazó ser candidato a la Asamblea Nacional Constituyente de 1991 porque consideró que se quería imponer una Constitución a través de un decreto de estado de sitio, desconociendo las atribuciones del Congreso. No obstante, apoyó la creación de la Corte Constitucional porque desde años anteriores era un partidario de esta medida para remplazar el sistema de control de constitucional de la Corte Suprema de Justicia y promovió que se estableciera el derecho fundamental al acceso de los servicios públicos.

Por ser constitucionalista estuvo en la nómina de conjueces de la Corte Constitucional hasta su muerte y el 23 de noviembre de 2004 fue nombrado miembro Honorario de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, según Gómez (2007).

Desde el 2002 hasta que murió emprendió una decidida campaña en favor del intercambio humanitario para conseguir la liberación de los secuestrados por las Farc, a lo que el gobierno de Álvaro Uribe se oponía por considerar más efectivo los rescates militares que ya habían causado la muerte a varios secuestrados. Al respecto, López Michelsen opinaba que al presidente Uribe no le interesaba hacer ninguna negociación con las Farc porque sólo quería conseguir la victoria.

López fue partidario de la terminación conciliada del conflicto armado, fue opositor del TLC con Estados Unidos por defender la economía nacional y por los procedimientos irregulares que hubo en su tramitación. Criticaba la concentración de la riqueza, el ingreso, la tierra y el poder porque han producido un país atrasado, de acuerdo a Ardila (2012).

Tocancipá afirma que en 2005 participó a favor de la aprobación de una ley que otorgaba derechos patrimoniales a las parejas homosexuales y en sus últimos días mantenía una columna dominical en el periódico El Tiempo.

Alfonso López Michelsen murió a causa de un infarto el 11 de julio de 2007 en su casa en Bogotá. El 12 de julio fue velado en el Capitolio Nacional, y sepultado el 13 de julio en el Cementerio Central de Bogotá.

Bibliografía

Tocancipá, Luz. “Alfonso López Michelsen”. Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías. http://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php/Alfonso_L%C3%B3pez_Michelsen

Tirado, Alvaro. “Derechos de Colombia, Panamá y Estados Unidos en el canal de Panamá. Los tratados Torrijos Carter y el tratado de Montería”. Revista Credencial Historia No. 163. Biblioteca Virtual del Banco de la República. 11 de junio de 2005. http://datateca.unad.edu.co/contenidos/edupermanente/infografias/Webs/CicloV/Sociales/Soci_Uni1-L_11-2.htm

Durán, María. “De la Revolución en Marcha al MRL. Estudio de caso: Reivindicaciones de la Revolución en Marcha en la construcción de la política agraria del MRL”. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. 2016. Bogotá D.C. http://repository.urosario.edu.co/bitstream/handle/10336/12592/1026286537-2016.pdf?sequence=4&isAllowed=y

Vallejo, Maryluz. “A plomo herido”. Editorial Planeta Colombia S.A. 2006. Bogotá, Colombia.

Urrutia, Miguel. “El desarrollo del movimiento sindical y la situación de clase obrera” en “Manuel de Historia de Colombia”. Tomo III. Tercera Edición. Procultura S.A. Instituto Colombiano de Cultura. 1984.

López, Alfonso. “Palabras Pendientes”. El áncora Editores. 2011. Colombia.

Benavidez, Juan. “Los presidente de Ecopetrol” en “Ecopetrol: Sesenta Años de Historia (1951-2011)”. Universidad de los Andes. Ediciones Uniandes. Segunda Edición. Abril de 2017. Bogotá D.C.

“Alfonso López Michelsen. 1913-2007”. Revista Cambio No. 733. Publicaciones Cambio S.A. 16 de junio de 2007.

Ardila, Benjamín. “El profesor Alfonso López Michelsen: constitucionalista y hombre de estado”. Universidad Libre. Academia Colombiana de Historia. 2012. Bogotá, Colombia.

“Alfonso López Michelsen: la vigencia de un intelectual, centenario de su natalicio”. Universidad del Rosario. 2014. Bogotá, Colombia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s