Liborio Mejía, el joven presidente que enfrentó a Pablo Morillo

En este periodo de fiestas patrias en Colombia, Prospectiva en Justicia y Desarrollo recuerda los 225 años del nacimiento del primer mandatario antioqueño del territorio nacional y prócer de la patria, quien defendió la independencia del país durante la reconquista española, hasta el punto de perder su vida. Dirigió la última resistencia frente a los europeos y su derrota en batalla significó el fin de la primera república, a lo que la historia ha llamado infamemente la ‘Patria Boba’.

Por: Alejandro García Hernández

Liborio Mejía nació en Rionegro, Antioquia, el 28 de julio de 1792. Según la editorial Publigráficas (1992), Liborio inició sus estudios en el municipio en el que nació, y fue enviado en 1808 a Bogotá a continuar su educación en el Colegio Mayor y Seminario de San Bartolomé, donde se graduó de doctor en Jurisprudencia.

A sus 17 años, de acuerdo con el historiador Jaime Pinzón (1999), Liborio participó en el grito de la independencia del 20 de julio de 1810. Pertenecía a los grupos juveniles revolucionarios, en donde se caracterizó por ser agitador.

Liborio defendió a Antioquia durante la reconquista española. Según Publigráficas (1992), en 1813 se unió al ejército de la independencia de Antonio Nariño, vinculándose como segundo al mando de las fuerzas de Antioquia a cargo del coronel José María Gutiérrez. En este puesto, se caracterizó por su estrategia militar en las batallas de Palacé, Cebollas y Juanambú que terminaron con victoria.

Liborio asumió el mando de las fuerzas antioqueñas, debido a que los realistas capturaron al Coronel Gutiérrez. Bajo su mando, se contuvo a las fuerzas realistas para asegurar la retirada del ejército patriota del Valle del Cauca.

Liboria mejia

Retrato de Liborio Mejía junto con la iglesia de la Veracruz donde están las cenizas del mártir. Foto: Prospectiva en Justicia y Desarrollo.

La editorial Minerva indica que Simón Bolívar, tras ser derrotado en Venezuela, desembarcó en Cartagena el 15 de diciembre de 1812 buscando el apoyo de la Nueva Granada, hoy Colombia, para alcanzar recursos que le permitieran iniciar una nueva campaña para la independencia de Venezuela.

Camilo Torres, en un gesto de solidaridad propia de una total convicción con la independencia de los pueblos americanos, dio su total apoyo a Bolívar. De este modo, Bolívar empezó su campaña de independencia de Venezuela el 15 de mayo de 1813 y culminó el 19 de septiembre de 1814 con la liberación de Caracas y gran parte de este país.

A su regreso a Colombia, Camilo Torres le encomienda a Bolívar la tarea de tomarse a Bogotá, debido a que el presidente Manuel Bernardo Álvarez se reusaba a federarse, a pesar de la captura de Antonio Nariño por parte de los españoles y la eminente llegada de Pablo Morillo. Tras la toma de Bogotá se dio por terminada la primera guerra civil de Colombia, entre centralistas y federalistas.

Después de ello, Camilo Torres le ordenó a Bolívar ir a Cartagena para liderar la contienda contra Pablo Morillo y Santa Marta, que era la mayor ciudad realista del país. Sin embargo, Bolívar tras ver la magnitud del ejército realista, abandonó cobardemente la causa de la independencia y escapó hacia Jamaica.

La reconquista española era imparable por la magnitud de su ejército y el ingenio estratégico de Pablo Morillo. Ejemplo del ingenio de Morillo fue la fácil derrota que le propinó a Cartagena, en lo que se llamó el ‘sitio de Cartagena’, al mejor estilo del emperador romano Julio Cesar en el ‘sitio de Alesia’.

Muchos huyeron al ver este gran ejército comandado por uno de los mejores estrategas militares de la época, y es bajo estas circunstancias que varios colombianos se quedaron para hacer frente a tal ejército, entre ellos, el recordado Liborio Mejía.

Según el historiador Raimundo Rivas (1933), el coronel Liborio se caracterizó por sus grandes estrategias y valentía en las batallas de Boquerón, Buesaco, Calibío, Tacines y El Palo. Por sus destacadas actuaciones fue nombrado Comandante en Jefe del ejército, tras la renuncia del entonces General Cabal, por descontento de los oficiales.

Al poco tiempo, debido a la renuncia como presidente de la Nueva Granada de José Fernández Madrid, Liborio Mejía fue nombrado vicepresidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada el 22 de junio de 1816 para organizar  y liderar un ejército con el fin de detener a los realistas. Por la imposibilidad de asumir el cargo que tuvo el nombrado presidente Custodio García Rovira, Liborio fue promovido a ese título con 23 años de edad, con lo que es hasta hoy la persona más joven en la historia del país en ocupar ese puesto.

Según Publigráficas (1992) el presidente Liborio convocó una Junta Militar que declaró la “guerra a muerte”. Entre tanto, el historiador Luis Molina dice que Liborio lideró un ejército de 600 soldados, fue vencido por las tropas realistas en el combate de La Cuchilla del Tambo, se replegó en La Plata, Huila, donde se unió con el ejército del general Custodia García, conformando las últimas fuerzas de la resistencia independentista, que cayó ante el ejército realista comandado por Carlos Tolrá.

Liborio fue capturado, conducido a Bogotá y ejecutado por orden de Morillo el 3 de septiembre de 1816, a sus escasos 24 años de edad. Sus cenizas reposan en la Iglesia de la Veracruz en Bogotá, en donde se enterraron en el Panteón que allí se encuentra, con las cenizas de otros mártires de la patria ejecutados por Pablo Morillo.

Con la caída del ejército independentista dio inicio al régimen del terror del general Morillo, el cual, Según el historiador Javier Ocampo (1984), asesinó a toda la generación intelectual y precursora de la independencia, entre los cuales se encuentra Camilo Torres, Francisco José de Caldas, Joaquín Camacho, Jorge Tadeo Lozano, Policarpa Salavarrieta, Antonia Santos, Antonio Baraya y el hoy recordado Liborio Mejía.

Estos grandes personajes fueron integrantes de la primera república colombiana, que la historia infamemente llama ‘Patria Boba’, solo por haber disputado la primera guerra civil de nuestra historia entre federalistas y centralistas, a puertas de la reconquista española.

Con ello se desconoce lo trascendental de esa disputa para la correcta organización de un  Estado naciente. Dicha discusión conllevó a guerras civiles en Colombia  a lo largo del siglo XIX, que culminaron con la constitución de un sistema centralista concentrado en Bogotá, controlado por conservadores, y eclesiásticos.

Bibliografía

-Ocampo, Javier. “El proceso político, militar y social de la independencia” en “Manuel de Historia de Colombia”. Tomo II. Tercera Edición. Procultura S.A. Instituto Colombiano de Cultura. 1984.

-Molina, Luis. “Mejía, Liborio”. Biografías Biblioteca Virtual del Banco de la República.

-“El presidente Liborio Mejía mártir de la patria”. Apostillas Históricas No. 6. Publigráficas. Medellín. 1992.

-“Bolívar, Camilo Torres y Francisco Antonio Zea”. Biblioteca Aldeana de Colombia. Editorial Minerva S.A. Bogotá, Colombia.

-Rivas, Raimundo “Liborio Mejía” en “Cuatro figuras colombianas”. Editorial Cromos. Bogotá.

-Pinzon, Jaime. “Liborio Mejía de Rionegro a la cuchilla del Tambo”. Medellín. 1999.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s